domingo, 11 de diciembre de 2011

LA ARENGA DEL CAPITÁN


             Es la imagen del clásico, me quedé en ella; tan sólo habían pasado 23 segundos y el Real Madrid marcó, pero es ahí donde comenzó a ganar el FC Barcelona. ¿Cómo?, sencillo, lo primero es la arenga de PUYOL a sus compañeros, invitándolos a seguir, a luchar a animarse a jugar. Llama la atención la fortaleza mental del equipo de Pep, no renunciaron en ningún momento a su estilo (a pesar del error inicial) y consiguieron la victoria por esa convicción que tienen sus jugadores y cuerpo técnico en como se ha de jugar al fútbol.

            Pero no es sólo la arenga, el primero que se presentó fue su crack, Messi apareció en el momento más duro del Barça, cuando perdían y cuando aún no se daban muestras de superioridad. El gran jugador Argentino realizó dos acciones que metieron miedo al Real Madrid, y luego de eludir a cuanto defensor se puso en medio, asistió a Alexis Sánchez para igualar la contienda. No sólo la igualó, en el Real Madrid la arenga no fue igual a la de Puyol (vemos como Pepe pide frenar la acción con el gesto del “hachazo”), y a partir de ahí ya no sólo jugó el mejor Barça, sino que apareció un gran Iniesta que se sumó a Messi y Xavi y Busquets (gran partido) y Alexis y Puyol y Alves y todos, que comenzaron a jugar como saben.

            Es sencillo, así de claro, como la explicación de Guardiola en rueda de prensa: tengo el balón: paso el balón, y así sucesivamente, si "sencillo", aunque la gran calidad de los jugadores culés permite que esa acción la realicen ante la presión del rival y eso sin sentirse presionados, son capaces de sacar el balón jugado ante la presión asfixiante del rival y hacerlo con una naturalidad insultante, ese es su gran mérito, hacer algo de forma muy sencilla, y hacerlo sencillo aún cuando es muy, pero muy complicado.

            Otro aspecto que destacaría es la capacidad de crear superioridad numérica en la zona y en torno al balón, esto en fases defensivas y ofensivas, y aquí ha jugado un papel crucial Busquets, quien está siempre pendiente de colocarse en el sitio adecuado para ser el primer defensor y el último atacante. Esta superioridad la consigue con la paciencia en la circulación del balón, en la capacidad de atraer al rival y fijarlo en un sitio, para luego hacerlos correr hacia otro, en respetar los principios de amplitud, profundidad y movilidad: "sencillo", ¿no?, y si esto no basta, pues Messi se pone a regatear y listo.

            Podría seguir analizando muchas cosas de uno y otro desde el punto de vista táctico (como el Real Madrid no creó esa superioridad numérica por la izquierda, ¿por qué Marcelo no se atrevió a subir?), podría segur destacando la inteligencia de Busquets y Xavi, los regates y controles mágicos de Iniesta, los slaloms de Messi, pero a pesar de toda esa magia voy a quedarme con lo más sencillo: La arenga del capitán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada